Copa del Rey de Baloncesto 2020

El Unicaja resurge y vuelve a semifinales

| Málaga |

Valorar:
preload
El alero polaco de Unicaja, Adam Waczynski, tras machacar la canasta durante el partido de cuartos de final de la Copa del Rey disputado este viernes frente a Casademont Zaragoza en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena.

El alero polaco de Unicaja, Adam Waczynski, tras machacar la canasta durante el partido de cuartos de final de la Copa del Rey disputado este viernes frente a Casademont Zaragoza en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena.

14-02-2020CARLOS DÍAZ

El Unicaja ha completado el cartel de semifinales de la Copa del Rey de Málaga tras imponerse este viernes al Casademont Zaragoza (90-86) con el apoyo de su afición en el Martín Carpena, donde ha firmado una notable remontada en la segunda parte con el liderazgo anotador de Alberto Díaz (15) y Deon Thompson (14).

Llevado en volandas por un afición entregada, el anfitrión rompió su mala racha en el torneo y se clasificó para su primera semifinal en cinco años, ronda en la que topará con el MoraBanc Andorra. De paso se tomó seis años después la revancha con el Zaragoza, su verdugo en la Copa de Málaga'14, que no pudo aguantar su dominio de la primera parte y suma su tercera eliminación en cuartos en cuatro participaciones en el torneo.

En la primera parte un ciclón atravesó el Martín Carpena, de nombre Dennis Jerome y de apellido Seeley, para más señas. El californiano silenció a la hinchada local con un frenesí anotador que le elevó hasta anotar 18 puntos en 15 minutos. Tuvo que pedir al cambio a Porfi Fisac, que lo hubiera dejado jugando toda la vida.

A espaldas de su escolta, que acabó con 29 tantos, el Zaragoza se cobraba su primera renta destacada (9-16, min.7) y demostraba que su enorme temporada no era producto de la casualidad, que la majestuosidad del decorado no le imponía, que no estaba en Málaga simplemente para adornar el cartel. En definitiva, que de verdad venía a por el título, pero acabó engullido por el ambiente en la segunda parte.

En el bando andaluz, ni Darío Brizuela ni Jaime Fernández lograban anotar en una tibia primera parte que mantenían a flote gracias a dos secundarios como Adam Waczynski y Rubén Guerrero, convocado por la selección española y autor de una desgraciada autocanasta justo antes del descanso. El Unicaja necesitaba reaccionar y lo hizo. LA

Antes, hasta los 9 puntos llegó la mayor renta maña (45-54, min.24) antes de que despertará la caldera verde en el partido con más asistencia de los cuartos de final. La intensidad de Alberto Díaz y el aterrizaje en el partido de Brizuela impulsaron al Unicaja a un parcial de 24-9 que volteó la tortilla ante del último cuarto (69-63).

Con Díaz, Brizuela y Jaime Fernández en cancha, puro producto nacional en el juego exterior, y la batalla por el rebote decantada a su favor (43-32) el equipo entrenado por Luis Casimiro se fusionó con su afición para meterle aún más intensidad al partido y rozar con la clasificación con los dedos (83-74, min.36).

Al grito de «¡Zaragoza nunca se rinde!» y con Seeley otra vez en combustión, el Casademont volvió a la carga con un parcial de 0-8 en apenas un minuto que dejaba todo por decidir (83-82). Sin embargo, los aragoneses se ahogaron en sus propios errores clamorosos, encadenaron varias pérdidas, y acabaron entregador a la gran defensa local. La 'maldición' del anfitrión tendrá que seguir aspirando.

UNICAJA: Adams (10), Fernández (9), Toupane (5), Thompson (14) y Gerun (2) --quinteto inicial--; Brizuela (9), Suárez (7), Díaz (15), Waczynski (7) y Guerrero (12).

CASADEMONT ZARAGOZA: San Miguel (4), Brussino (6), Seeley (29), Benzing (13) y Hlinason (2) --quinteto inicial--; Ennis (8), Barreiro (6), Vázquez (10), Radovic (8), Alocén (-) y Krejci (-).

PARCIALES: 18-23, 23-25, 28-15 y 21-23.

ÁRBITROS: Martín Bertrán, Perea y Serrano. Sin eliminados.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.