Imagen de Alex Abrines en el partido ante los Golden State Warriors el pasado mes de octubre. | Efe

5

Los Thunder de Oklahoma City ?cortaron? ayer al jugador mallorquín Álex Abrines después de que apenas haya participado en dos encuentros desde el pasado 23 de diciembre por una prolongada baja por asuntos personales. El futuro del exjugador del Barcelona queda en el aire ante las incógnitas que han rodeado su ausencia y después de que el mercado de traspaso quedara cerrado días atrás.

Álex Abrines y Oklahoma City Thunder, según apuntaban los medios estadounidenses al cierre de esta edición, habrían llegado a un acuerdo para dar por concluida su relación contractual con el objetivo de que el jugador pudiera centrarse en los problemas de índole personal que le han mantenido alejado de la competición hasta hace apenas unas semanas, cuando volvió a entrar en la rotación e incluso participar en dos partidos.

El mallorquín firmó el 23 de julio del 2016 un contrato por tres años y 17 millones de dólares, que finaliza cuando concluya la presente campaña en la que había disputado 31 partidos promediando 19 minutos de juego, 5,3 puntos y 1,5 rebotes (35,7% en tidos de campo y 32,3% en triples). El alero, de 25 años y 1,98 de estatura, tenía un contrato de 5,4 millones de dólares por esta temporada y este mismo verano quedaba en situación de agente libre.

El pasado mes de diciembre un virus le apartó de los planes de los Thunder, que posteriormente señalaron que por «asuntos personales» causaba baja. Posteriormente fue incluido en el equipo aunque sin llegar a participar hasta que el 30 de enero reapareció en el triunfo ante los Suns. Volvió después de haber estado sin participar en 17 partidos. A partir de ahí sus apariciones han sido igualmente irregulares hasta que ayer se confirmó su salida de los Oklahoma City Thunder.

A la espera de que se esclarezca su situación personal, cabe destacar que Abrines dispondría de 48 horas para firmar con otra franquicia de la liga estadounidense o tendría que regresar al viejo continente. En cualquier caso, resolver sus problemas se presume a día de hoy como la prioridad antes que las posibles negociaciones con otros equipos.

Álex Abrines, formado en las categorías inferiores de La Salle, es el segundo jugador mallorquín que compite en la mejor liga del mundo después de que lo hiciera Rudy Fernández, que recaló en los Trail Blazers de Portland, donde jugó entre 2008 y 2011, y posteriormente militó en los Nuggets de Denver antes de enrolarse en las filas del Real Madrid.