El Iberojet luce sus armas y tumba al Huesca

| | Palma |

Valorar:
Visto 527 veces
preload
Un momento del partido entre el Iberojet Palma y el Huesca.

Un momento del partido entre el Iberojet Palma y el Huesca.

10-10-2018 | Pere Bota

Iberojet Palma 78-58 Huesca

Son Moix asistió ayer a la redención del Iberojet Palma, que se rehizo de la bofetada recibida en Lleida para lucir sus armas ante el Huesca y anotarse la primera victoria del curso (78-58). El equipo de Félix Alonso lució una porción de su potencial para marcar las diferencias en un buen partido que sólo se le torció en el tercer cuarto.

El propósito de enmienda del Iberojet Palma quedó patente desde el inicio del partido. Los locales salieron con el cuchillo entre los dientes y no lo soltaron en el primer acto, cuando Fran Guerra comenzó a dar muestras de su poder de intimidación. Los puntos de Gilbert habilitaron un parcial de 7-0 que permitía a los locales llevar la iniciativa en el marcador (9-2). Cinco puntos consecutivos de Barber frustraron el intento de reacción del Huesca, que anduvo muy desacertado en el tiro exterior. Con la defensa permitiendo trabajar bien en ataque los de Ciutat saldaron el primer acto 22-13 tras una jugada que nació con un gran tapón de Jeanne y remató Barber.

Le costó a ambos contendientes anotar en el segundo parcial. Con Fran Guerra anotando la maquinaria isleña siguió funcionando en ataque mientras se acentuaba el atasco visitante. Dos tiros libres de Gilbert tras recibir una falta antideportiva a 1:18 para el final elevaron la renta palmesana hasta los 15 puntos, una máxima que se mantuvo en el electrónico al descanso (39-24 al descanso).

El Huesca salió corriendo de los vestuarios y no paró en todo el cuarto ante el desconcierto isleño. Llegaron las dudas en el Iberojet, que vio como su renta se fue esfumando entre imprecisiones hasta los tres puntos (47-44 a 1:19 para el final del cuarto). La buena noticia para los locales fue la acumulación de faltas de los interiores visitantes, que sentaron a Nurger y vieron condicionada su rotación para afrontar el último cuarto con 50-46 en el marcador.

Barber, con cinco puntos seguidos, se encargó de romper la igualdad permitiendo que los suyos atravesaran el ecuador del último cuarto con 11 de renta (62-51). Con el Iberojet aplicado en defensa, dominando el rebote y más acertado que su rival desde más allá de los 6,75 metros, el duelo se rompió con dos tantos de Barber y cuatro consecutivos de Tomàs (73-56). Fran Guerra, con un triple y convirtiendo el tiro adicional, engordó un triunfo reparador.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.