Maties Cerdà, técnico del Palma Air Europa, en el centro de la imagen, da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento. | Pere Bota

0

Despega el Palma Air Europa. El campeón que tocó retirada vuelve al punto de partida con el reto de reeditar hazañas pretéritas. No hay otro objetivo para el viejo Imprenta Bahía, que hace tres meses decidió dar un paso hacia atrás para intentar arrancar con fuerza. Abrochado el cinturón, su apuesta por profesionalizar el proyecto ha originado cambios sustanciales en la vida cotidiana del club, que ha reorganizado su cantera, el primer equipo y los despachos.

El desembarco de Xavi Sastre, el entrenador mallorquín que más alto ha volado durante la última década, ha transformado al PAE, que mira sin disimulo hacia la LEB Oro. El antiguo técnico del Inca ha tomado el mando de las operaciones y su primera decisión fue mantener en el banquillo a Maties Cerdà, que sumará su séptima temporada consecutiva al frente del equipo.

El segundo movimiento de Sastre fue mantener la estructura de un equipo que acabó llegando a lo más alto de la LEB Plata. Ismael Pampín, Iván Matemalas, Berto García y Jason Blair han renovado contrato. Se ha marchado Robert Josep, un jugador crucial en la pintura, pero han llegado Antonio Pantín y Toni Vicenç. Para la posición de base, la posición que más dudas generó durante el curso anterior, el PAE ha incorporado a John Di Bartolomeu, un jugador sin experiencia en el baloncesto europeo pero llamado a marcar la diferencia por la ruta de la plata.

Por características, el estadounidense debe encajar con un guante en la propuesta alegre -en ocasiones anárquica- de Maties Cerdà. «Creo que se ha construido un equipo muy versátil. Hay pocos jugadores especialistas. Muchos de ellos pueden actuar en diferentes posiciones, adquiriendo roles distintos en función del partido que vayamos a jugar», asegura el técnico en una entrevista publicada en la web oficial del club.

Cerdà no oculta su satisfacción por el trabajo que se ha realizado durante el verano fuera y dentro de la pista. «Estoy convencido de que esta plantilla nos dará muchas alegrías y la verdad es que después de la pretemporada las sensaciones son muy buenas. «Quizás el engranaje todavía necesite dar algunas vueltas para no hacer ningún ruido, pero creo que no solo no hemos perdido capacidad de anotación, sino que la hemos incrementado respecto a la temporada pasada. Además, creo que es un equipo que puede resolver problemas en defensa. Dicho esto, la pretemporada es lo que es y no hay demasiadas diferencias entre esta pretemporada y la anterior en cuanto a resultados. Ahora debemos aprender de los errores, acabar de pulir lo necesario para poder tener un inicio mas regular».

A pesar del epílogo de la temporada pasada y la renuncia del club a la LEB Oro, Cerdà asegura que «seguimos siendo una plantilla a la que le apasiona este juego. El grupo de jugadores y entrenadores es muy ambiciosos y sigue teniendo mucha hambre de victoria y de hacerlo bien. Todos tenemos un grato recuerdo del año pasado, ahora se trata de repetirlo...».

«Creo que hemos mejorado la capacidad de anotación de un equipo que tiene mucha hambre»

Maties Cerdà