Stribling intenta anotar ante la defensa de Shaun Green. | Nuria Rincón

0

Iberostar Mallorca 89

ADT Tarragona 78


Iberostar Mallorca (26+25+15+23): Isma Torres (13), Marc Axton (9), Carles Biviá (21), Toni Vicens (8), Israel Pampín (5), -cinco inicial- Joan Cabot (2), Pau Comas (0), Miky García (2), Sergio Alonso (20) y Shaun Green (20).
20 de 33 en tiros de dos puntos, 10 de 26 en triples y 19 de 21 en tiros libres. 36 rebotes (28 defensivos y 8 ofensivos) y 25 faltas personales.

ADT Tarragona (20+17+21+20): Ed Cage (23), Jordi Bataller (6), Derek Stribling (10), Xavier Guirao (16), Eduard Riu (13), -cinco inicial- Óacar Andrés (0), José Antonio Marco (8), David Viñas (0), Joseba Aramburu (2) y Juan Pablo Sutina (0). 26 de 46 en tiros de dos puntos, 4 de 16 en triples y 14 de 25 en tiros libres. 23 rebotes (17 defensivos y 6 ofensivos) y 21 faltas personales.

Àrbitros: González Cuervo y Pinela García. Sin eliminados. Castigaron con antideportiva a Ed Cage.


El Iberostar Mallorca ha puesto la directa hacia la LEB Oro. Los de Xavi Sastre sumaron su segunda victoria en el cruce ante el ADT Tarragona, y están a un triunfo de poner los dos pies en la serie final por recuperar la plaza perdida en los despachos. No lo puso tampoco fácil el conjunto catalán, que pagó sus peores minutos con una derrota que puede suponer su eliminación si no son capaces de imponerse este miércoles (20:30 horas) en el tercer choque del 'playoff'.

Recuperó el Iberostar Mallorca a la mejor versión de Carles Biviá (21 puntos, 3 asistencias y 2 rebotes) y contempló como Sergio Alonso se reivindicaba y daba continuidad a la dinámica ascendente mostrada el pasado viernes (20 puntos).

La antideportiva señalada a Cage en el primer cuarto permitió el despegue inicial del cuadro naranja (12-9). Un triple de Green acabó por disparar las expectativas del Iberostar, aunque la reacción del Tarragona ponía una dosis de emoción añadida a un partido clave de cara al desenlace del emparejamiento.

Abierto

El 26-20 del final del primer cuarto lo dejaba todo abierto, pero el Mallorca echó mano de Biviá para marcharse en el electrónico (40-26) y cerrar el primer tramo del choque con un amplio margen de maniobra (51-37).

Siguió sin rendirse el Tarragona, que pese a verse dieciocho abajo (57-39), firmó un parcial de 2-13 que les metió de nuevo en la cita, pero un tiempo muerto de Sastre recondujo la situación.

Sendos triples de Green y Biviá dispararon las expectativas entrados en el último cuarto y dejaron el partido resuelto para el Iberostar (77-62). Desde ese punto, el Mallorca se encargó de administrar su renta y pensar en liquidar cuanto antes su presencia en la final por el ascenso.