Israel Pampín lanza ante Aramburu. | M. À. Cañellas

Iberostar Mallorca 88

ADT Tarragona 81


Iberostar Mallorca (20+23+16+29)
: Isma Torres (16), Marc Axton (7), Carles Bivià 6), Toni Vicens (11), Israel Pampín (5), -cinco inicial- Joan Cabot (2), Pau Comas (0), Miky García (8), Sergio Alonso (10) y Shaun Green (23).
24 de 44 en tiros de dos puntos, 11 de 26 en triples y 7 de 10 en tiros libres. 29 rebotes (21 defensivos y 8 ofensivos) y 14 faltas personales.

ADT Tarragona (18+26+12+25): Ed Cage (13), Jord Bataller (2), Derek Stribling (12), Xavier Guirao (12), Joseba Aramburu (14), -cinco inicial- José Antonio Marco (5), David Viñas (5), Hermann Opoku (3), Eduard Riu (11) y Juan Pablo Sutina (4). 23 de 39 en tiros de dos puntos, 10 de 25 en triples y 5 de 10 en tiros libres. 32 rebotes (22 defensivos y 10 ofensivos) y 18 faltas personales.

Àrbitros: Quintas Àlvarez y Muñoz García. Sin eliminados.


El Iberostar Mallorca está un poco más cerca de completar el camino de regreso a la LEB Oro. Los de Xavi Sastre dieron el primer paso hacia la gran final en el 'exilio' de Son Angelats y sudaron para deshacerse del ADT Tarragona (88-81) y adquirir ventaja en la serie (1-0), que vivirá mañana (20 horas) su segundo asalto, esta vez en el Palau de Inca.

El conjunto naranja echó mano de su casta, pero en especial de la muñeca de Shaun Green (6 triples) y el poderío interior y el acierto de un brillante Toni Vicens. Ambos aparecieron en el cuarto decisivo, cuando los catalanes parecían romper el encuentro, y evitaron el desastre en el arranque de una serie vital.

No lo puso fácil el Tarragona. Apoyados en la fortaleza en la pintura de Aramburu y la versatilidad de Stribling y Cage, llegaron incluso al descanso con ventaja (43-44). En un partido plagado de alternativas, le costaba al Iberostar Mallorca despegarse en el electrónico, y cuando lo graba hacerlo, los despistes y la garra del Tarragona establecían de nuevo el equilibrio. Superado el colapso del inicio del tercer parcial, Alonso enderezó el rumbo y entre Green y Vicens mantuvieron con vida a los isleños. Biviá apareció cuando más se le necesitaba (triple para 78-73) e Isma Torres puso la puntilla a un partido que marca en positivo la senda del ascenso.