0

El baloncesto vuelve al Palau, y lo hace con el choque entre dos clásicos de las categorías nacionales. El Mallorca recibe al histórico Guadalajara (21 horas, Televisió de Mallorca) en un encuentro que puede servir para catapultar definitivamente a los de Xavi Sastre a lo más alto de la tabla y hacer así valer sus galones tras un inicio inmaculado. Tanto, que los naranjas acumulan tres victorias en sendos partidos, todo lo contrario que el rival de turno, que tras dos encuentros todavía no sabe lo que es el sabor del triunfo, tras caer ante el Plasencia (77-68) y el filial del Barcelona (72-78).

Sastre cuenta con todo su arsenal para buscar la cuarta victoria, la que confirmaría las expectativas de un Mallorca que ha hecho valer su experiencia para encaramarse a la parte noble de la clasificación a las primeras de cambio.
En el camino han quedado Prat Joventut, Illescas y Plasencia, testigos del crecimiento del cinco de es Raiguer, que en tierras extremeñas dieron un golpe de mando que ha acabado por consolidarles como lo que todos consideraban: favoritos al retorno a la LEB Oro.

De momento, el Bàsquet Mallorca comparte la zona delantera junto al Clavijo, River Andorra y Tíjola, en un anticipo de una dura lucha por ingresar en la liga de referencia dentro del marco de competiciones FEB.

Aviso
Sastre evita toda euforia pese a los brillantes números del arranque, y recela de un Guadalajara que va a venir a por todas, consciente de que otro tropiezo puede meter a los de Peinado en problemas. «Todos podrán creer que este partido deberemos ganarlo fácilmente, pero lo vengo repitiendo desde la jornada uno: no tendremos rivales fáciles y deberemos trabajar muy duro y serio para ganar este encuentro», aseguró el preparador isleño.
El rango de histórico del Guadalajara le convierte siempre en un adversario a tener en cuenta.

Las tablas de Roberto Núñez -ex ACB con el Real Madrid-, Sergio Fernández o Rubén Íñigo se unen a las firmes apuestas por Raúl Lázaro y David Haro, sin dejar de lado la capacidad de resolución de DeForrest Riley-Smith. Todo ello hace del grupo morado un rival «que tiene calidad y puede complicar a cualquiera la vida», admitía Xavi Sastre, que mantiene su discurso y no quiere confianzas sobre el parqué ante una cita de altos vuelos, que puede dar al Mallorca un colchón importante en la tabla.