Olaortua, celebra un gol en el Estadi Balear. | Redacción Deportes

1

El Atlético Baleares tiene este domingo (12:00) una oportunidad para redimirse de su último empate en casa ante el Linares y dar continuidad a la victoria cosechada ante el Costa Brava. Así lo expresó su técnico, Xavi Calm, que advierte del potencial y el peligro de un rival como el Sabadell con el que cree que «la clasificación no es justa». «El último partido en casa no conseguimos el premio que queríamos y tenemos muchas ganas de volver a jugar ante nuestra afición. Tenemos ganas de que sea un domingo por la mañana muy bonito para todos y también muchas ganas de ganar al Sabadell, que no será fácil», analizó el técnico catalán, que recupera para la ocasión al central Josep Jaume y al extremo Hugo Rodríguez tras superar sus respectivos problemas físicos.

El fondo y las formas de la remontada ante el Costa Brava han supuesto un impulso anímico para el ATB, que es consciente de la dificultad de enfrentarse a un rival muy peligroso «por entidad, por dimensión de equipo y no sólo por venir de Segunda, también porque tiene muchos jugadores de nivel y un entrenador que hace mucho tiempo que está ahí».

Para Calm el conjunto arlequinado tiene mucho más juego que puntos. «Si hay un equipo que no se merece estar donde está es el Sabadell. Domina todos los partidos, tiene muy buen fútbol y al final lo que les está penalizando es llevar tres goles, pero para mi la clasificación no es justa con el Sabadell», apuntó.

Argumentos

Xavi Calm señaló que los suyos tienen que demostrar hambre y ambición desde el pitido inicial. «Nosotros tenemos que salir fuertes en casa sabiendo que los equipos contrarios tienen que sufrir, intentar ser mejores que ellos y que los tres puntos se queden aquí, que serán muy importantes para nosotros», precisó el preparador catalán, que evitó hablar de las ausencias como excusas y enfatizó que la intención deber ser que «el equipo se deje la vida».

El apunte

Olaortua, hasta 2024

El club ha llegado a un acuerdo con Iñaki Olaortua para la renovación de su contrato por dos temporadas más. A pesar de que su vínculo con el club (renovado el pasado mes de junio) no vencía hasta el próximo 30 de junio de 2022, la dirección deportiva ha considerado oportuno atarle.