Xavi Calm, entrenador del Atlético Baleares. | ATB

0

Con la enfermería sobreocupada, pero con la tranquilidad de contar con una plantilla amplia, el Atlético Baleares regresa a su centro de operaciones (domingo, 12 horas, Estadi Balear) frente al Linares Deportivo en un duelo clave para mantenerse en la zona alta de la clasificación e intentar abrir hueco.

Con Hugo Rodríguez, Jesús Álvaro, Alfonso, Cordero, Josep Jaume, Hugo Rodríguez y Damián Petcoff en fase de recuperación o siendo bajas para el duelo, Xavi Calm tendrá que tirar de fondo de armario para componer un once de garantías.

"Preocupado no estoy", aseguraba Calm en su comparecencia semanal. "Las bajas son una cosa inevitable durante la temporada. Hay equipos que lo pasarán ahora, hay equipos que lo pasarán más adelante. Nosotros intentamos y siempre esperamos estar todos, pero esperemos que la mala racha sea ahora y a partir de ahora podamos estar todos cada partido durante todo el año", proseguía el preparador catalán, quien tenía claro que había que encarar el duelo con la misma óptica que el resto "contra un rival que viene con una derrota dura en casa, 0-3 y los hace peligrosos, porque estoy seguro que, cualquier futbolista o cualquier equipo lo que quiere después de perder de esta manera, es volver a competir lo antes posible y hacerlo mejor que el día anterior y estar más atentos, ese es el peligro que tenemos", reseñaba el técnico.

La importancia de cada encuentro, en especial los que se juegan en el Estadi, es clave para Calm y el vestuario de cara a no desprenderse de las plazas de cabeza. "Queremos volver a ganar en casa, hacernos fuertes en casa y ganar los tres puntos para seguir estando arriba. La clasificación no te da esa ventaja, la ventaja te la da trabajar durante semana, salir al partido como salimos siempre, tener muchas ganas de correr, de ganar, de hacerlo mejor que el rival y si que es verdad, que es un partido que nos iría muy bien ganar, porque en casa queremos ganar todos los partidos, fuera también, pero en casa es donde tenemos que hacernos fuertes y es una categoría que en casa te tienes que hacer fuerte", decía al respecto Calm. Desde ese punto, recalca que "la dificultad es la de siempre. Creo que la categoría está demostrando que no hay rival fácil, no hay campo fácil, no hay ningún fin de semana diferente a los otros, todos son igual de exigentes y tendremos que estar muy atentos. La semana ha sido de trabajo para poder ser mejores y que los tres puntos se queden aquí".

En referencia al cargado parte médico y las ausencias previstas, quitó Calm hierro al asunto. "La plantilla está hecha para esos casos, tenemos dos jugadores por posición. Creo que la plantilla es suficientemente amplia como para responder en estas situaciones. Nadie quiere estas situaciones que sufrimos, pero también son lesiones, muchas de ellas fortuitas, de muchas caídas, de querer frenar para evitar un obstáculo, esguinces. Son cosas que pasan y todo el mundo es consciente de que pueden pasar y esperamos que con los servicios médicos podamos recuperar al máximo posible de gente lo más rápido posible, pero hasta este momento tenemos que estar juntos, ser un equipo y rendir como lo estamos haciendo, no tenemos que hacer nada diferente a lo que estamos haciendo. De recuperaciones no tendremos ninguna", continuó.

En previsión de menos calor que anteriores, duelos, espera que "con la temperatura un poco más baja que tenemos ahora, la cosa cambie", refiriéndose al rendimiento de sus jugadores. "En los partidos anteriores, el tema de la humedad y del calor, lo que va es en contra del deporte y de la salud de los jugadores. Ellos lo dicen, y no solo ellos, sino el rival también. Si que es verdad que ahora en octubre ya es un poco más suave, se está notando en los entrenamientos. Esperemos que la temperatura sea un poco más suave para poder disfrutar todos, no solo nosotros, sino el público, el rival, todos, para poder hacer de aquí un domingo por la mañana lo más competitivo y bonito que se pueda", destacó..

Y del Linares Deportivo, instalado en la parte baja de la clasificación, espera a "un equipo que cambió el entrenador hace dos semanas, ganó 0-2 en el campo del San Luqueño, un campo muy difícil. Después perdió en casa 0-3, que el resultado no te dice lo que pasó en el partido, pero si que cometieron errores defensivos que, seguramente, habrán estado trabajando e incidiendo y no van a querer repetirlos y van a estar muy atentos a estas acciones. Es un equipo que intenta llegar a la línea de fondo, poner centros, con mucha gente en el área, con dos puntas casi siempre llegando en situaciones de remate". Y añadió que "tendremos que estar muy atentos a todo, nos van a exigir muchísimo, porque van a querer cambiar esta dinámica y que mejor que hacerlo aquí. Nosotros tenemos un partido complicado igual que todos y tendremos que estar atentos, juntos y muy convencidos de que podemos ser mejores y ganar los tres puntos, que en casa, y ahora más con toda la gente que puede venir, queremos disfrutar y que la gente también esté con el equipo y pase un buen domingo por la mañana", finalizó.