60

Cartagena 0 (4) – (3) 0 Atlético Baleares
Cartagena: Marc Martínez; Johannesson, Andújar, Álex Martín, Forniés; Cordero (Jurado, minuto 105, Carrasquilla (Manu Viana, minuto 90), Luca de Vega; Cayarga (Verza, minuto 60), Vinicius (Caballero, minuto 90) y William (Elady, minuto 84).
Atlético Baleares: Manu Herrera (Xavi Ginard, minuto 118); Peris, Borja (Luca Ferrone, minuto 97), Óscar Gil, Orfila; Villapalos, Rovirola, Jorge Ortiz, Samuel, Iturraspe (Alberto Gil, minuto 67) y Gabarre (minuto, 105).
Árbitro: Francisco José Hernández Maeso (colegio extremeño) amonestó con tarjeta amarilla a Vinicius Tanque (34'), Pablo Caballero (98') y al técnico Borja Jiménez (75') por parte del FC Cartagena y a Rovirola (36'), Gabarre (75'), Villapalos (115'), Óscar Gil (111') del Atlético Baleares.
Tanda de penaltis: 0-1. Lekic. 1-1. Verza. 1-2. Peris. 2-2. Elady. 2-3. Alberto Gil. 3-3. Luka de Vega. Falla Samuel para el Atlético Baleares. 4-3. Caballero.

Pena máxima para el Atlético Baleares. El equipo de Manix Mandiola cayó en la tanda de penaltis y alargó una vez más su infortunio en las eliminatorias de campeones. El ascenso a Segunda División se volvió a escapar y viajó hacia Cartagena. Estuvo más cerca que nunca, pero la suerte volvió a dar la espalda a los blanquiazules. Tras un duelo físico, táctico y en el que la presión y el miedo pasó factura a ambos equipos, se llegó al desenlace más cruel.

En la tanda de penaltis, los errores de Samuel Shashoua y Jorge Ortiz condenaron de nuevo a un Atlético Baleares que el jueves iniciará otra vez el camino de la repesca frente al Cornellà. Solo valdrá ganar para disputar el domingo de nuevo la final. Y mantener viva la ilusión de un grupo que deberá recomponer el ánimo para regresar a la Isla con el pasaporte a Segunda en el bolsillo.

Los primeros compases estuvieron marcados por la tensión del encuentro. Con un ascenso en juego, Cartagena y Atlético Baleares se respetaron en un duelo táctico y solo en contadas ocasiones hubo peligro en ambas áreas.

Noticias relacionadas

Con el paso de los minutos, el Cartagena se sacudió el dominio inicial de un ATB que dispuso de la primera gran ocasión del partido, cuando Ortiz conectó un tiro con rosca que botó ante el portero blanquinegro, pero Marc Martínez logró detener (m. 11), evitando el primer tanto de los de Mandiola.

No se amilanó el Cartagena, que dispuso su artillería en la vanguardia y tuvo en las botas de Vinicius Tanque su primera aproximación de peligro, resolvió con maestría el meta isleño Manu Herrera (m. 16). Se encontraba más cómodo el equipo murciano sobre el césped de La Rosaleda, aunque la tensión se palpaba en cada acción.

Fue Samuel Shashoua el que dispuso de la siguiente oportunidad, pero su vertiginosa internada por la banda izquierda, llegando a pisar el área, no encontró rematador a puerta vacía. Respondió William por parte del Cartagena para meter el miedo a un Atlético Baleares solvente atrás, pero que tenía que emplearse a fondo para detener las aproximaciones de un rival que iba ganando metros y confianza y, en la recta final de la primera mitad, llevó la iniciativa, aunque adoleciendo de la falta de pegada que acusaron los dos equipos, a los que el cansancio empezaba a pasar factura camino del ecuador del duelo.

La tensión fue creciendo con el paso de los minutos y la alternancia en las oportunidades se sucedió a lo largo de una segunda parte en la que el Atlético Baleares cedió el balón a un Cartagena que lo intentó, pero seguía carente de pólvora y topó seriamente con Manu Herrera cuando lo requirió el choque.

Jorge Ortiz fue el primero en probarlo, pero la primera oportunidad del ATB acabó en un tiro flojo que detuvo el meta blanquinegro, Marc Martínez. Acto seguido, Iturraspe lo probó, pero la ocasión más clara del partido, hasta ese momento, la tuvo William, que conectó un tiro franco desde la frontal, pero el balón se marchó fuera, rozando el poste.

Se sentía fuerte el Cartagena ante un Atlético Baleares que cedía metros y protagonismo, apareciendo con cuentagotas para conducir al partido a una prórroga que parecía inevitable viendo la falta de acierto de ambos equipos. Y así fue. El empate a cero al final del tiempo reglamentario alargaba la emoción en La Rosaleda.

La prórroga plasmó el agotamiento de ambos equipos y fue un intercambio vano de golpes. Eso sí, quien más lo buscó fue el Cartagena. Pero sorprendió Mandiola en la recta final, dando entrada a Xavi Ginard en lugar de Manu Herrera, pensando en la tanda fatídica. La suerte estaba echada.

En la tanda de penaltis, la tensión era máxima. Lekic, Peris y Alberto Gil marcaron. Shashoua y Jorge Ortiz erraron sus penas máximas y aparcaban una vez más (4-3) el sueño del Atlético Baleares, que deberá ganar otros dos partidos para cumplir su sueño de plata.