El técnico del Atlético Baleares Manix Mandiola atiende a los medios de comunicación en Son Malferit antes de la vuelta de la final por el ascenso ante el Mirandés. | ATB

9

El técnico del Atlético Baleares, Manix Mandiola, está «convencido» de la remontada de su equipo ante el Mirandés tras el 2-0 de Anduva y ve a los suyos «mentalizados para la guerra». «No firmaría los penaltis», avisa el preparador vasco, que apunta al ejemplo cercano del Real Mallorca para voltear un marcador adverso en un partido en que espera «la mejor versión» de su equipo y que los jugadores tengan «la madurez» para gestionar los diferentes momentos del partido.

Mandiola aguarda una buena salida del Atlético Baleares para marcar la dinámica del partido. «El resultado hace que esté claro a lo que tenemos que jugar, tenemos que hacernos fuertes en nuestro campo como hemos hecho casi siempre. Iremos a por ellos desde el minuto uno», advierte el entrenador, que no piensa en el 3-0 que necesitan para remontar y sí en golpear en primera instancia para generar el escenario adecuado. «Hay que meter el primero y ya pensaremos en el segundo, sea el minuto que sea. Aunque marquemos en el 80, hay tiempo de marcar luego el segundo. Lo importante es tener vida, lo importante es que hay que jugar y dar una buena versión y si lo hacemos sacaremos la eliminatoria adelante y llegaremos hasta el final», comenta.

Noticias relacionadas

Lo sucedido en Son Moix hace unos días permite a los balearicos tener una referencia cercana de que todo es posible y el propio Mandiola así lo entiende. «El ejemplo claro lo tenemos en el Mallorca la semana pasada, mismo 2-0 adverso y con lo que le pusieron los jugadores y su afición están en Primera. Aprendamos de los ejemplos de remontada positivos porque la afición del Atlético Baleares no es menos que la del Mallorca», afirma.

Tiene claro que ha hinchada balearica se volcará «como ha hecho toda la temporada» y precisamente «la afición, el campo y la ilusión» con las bazas que jugará el Atlético Baleares según Mandiola, que no firma jugarse el ascenso desde los once metros. «Hemos ensayado penaltis para ver la confianza de los que pueden tirarlos, por tener una información más pero se decidiría por la cara de los jugadores. No firmaría penaltis ahora mismo. Tenemos 90 minutos para hacer muchas cosas. Entre la afición, el campo y la ilusión es nuestra arma con la que jugar», concluye el técnico, que recupera a Kike López, mantiene la duda de Rubén González y no podrá disponer de los sancionados Marc Rovirola y Alberto Villapalos.