El jugador del Atlético Baleares Samuel Shashoua intenta marcharse de dos rivales en el partido disputado este domingo ante el Sabadell en la Nova Creu Alta. | Guiemsports/ATB

21

El Atlético Baleares ha sacado un punto de su visita al Sabadell en un partido con opciones para ambos contendientes. Se alarga así la maldición de la Nova Creu Alta, donde los blanquiazules siguen sin conocer la victoria. La falta de puntería y la cuota de protagonismo de los porteros ha propiciado un empate sin goles que deja a los balearicos en la segunda posición provisional a la espera de que entren acción sus rivales directos.

La titularidad de Yelko Pino ha sido la principal sorpresa en el once de Manix Mandiola, que ha dejado en el banquillo a Nuha y ha situado a Marcos como hombre más adelantado. También ha regresado al once Canario y se ha estrenado José Peris, cuyo debut se ha visto precipitado por las bajas por lesión de Rubén y Guasp.

Desde el pitido inicial han quedado claras las intenciones de unos y otros, con el Sabadell tratando de monopolizar el balón y el ATB insuflando verticalidad a su juego con Samuel como principal argumento. La posesión local se ha limitado a zonas inocuas y los balearicos han dado sus primeros avisos. Primero Roberto ha acertado a detener un disparo desde la frontal de Fullana tras una buena acción colectiva y poco después se ha marchado alto un remate de cabeza de Yelko Pino en otra acción iniciada desde la izquierda.

El fútbol de toque de los arlequinados apenas ha generado apuros a los visitantes, que se han metido demasiado atrás a partir de un tiro desde fuera del área de Villapalos en el minuto 25 tras otra aparición de Samuel. El control territorial del cuadro catalán no se ha traducido en ocasiones mientras Mandiola pedía a los suyos adelantar líneas, pero a los visitantes, sin fluidez para circular la pelota, les ha costado trasladar el juego a la parcela rival hasta el descanso.

En la reanudación, ha perdonado el Sabadell a los cuatro minutos. El balón colgado al segundo palo ha sorprendido a Carl, que ha rechazado el disparo a bocajarro de Nico y ha respirado aliviado cuando Néstor ha mandado por encima del larguero el balón muerto en el área pequeña.

Sin claridad para hilvanar jugadas y sin sacar provecho del juego directo, Mandiola ha buscado un cambio en el partido con la entrada de Nuha por Yelko y fruto del trabajo en la presión ha disfrutado de su primera ocasión en el segundo tiempo, pero el tiro manso de Samuel lo ha blocado Roberto.

El Sadadell ha dado la réplica de inmediatio en un cabezazo de Arturo que se ha encontrado con una gran estirada de Carl, que ha tenido que volver a intervenir al posterior disparo local desde la frontal.

Noticias relacionadas

Fullana la ha tenido en el 69 tras una cabalgada por la derecha de Nuha, que ha mandado el pase raso al balcón del área pequeña y el tiro del capitán, con la oposición de un defensa, se ha ido desviado.

Mandiola ha agotado los cambios con la entrada de Hugo Díaz por Canario y el ATB ha logrado se en el tramo final se jugara más tiempo en el campo del Sabadell. Los visitantes han tenido la más clara en el 84, cuando Samuel ha hecho lucirse a Roberto con un lanzamiento desde fuera del área y Nuha ha mandado a las nubes el rechace en posición franca.

También ha tenido que volar Carl en el descuento para mandar a córner el misil de Domínguez en el que ha sido el penúltimo susto del partido tras una indecisión entre el meta alemán y Kike López para despejar un balón. Sin tiempo para más que un córner sin consecuencias sobre la portería catalana, Sabadell y ATB se han repartido los puntos.

Sabadell: Roberto, Óscar Rubio, Pajarero, Migue, Josu, Nico, Domínguez, Adri, Arturo (Édgar, min.77), Felipe (Pol, min. 66) y Néstor.

Atlético Baleares: Carl, Kike López, Vallori, Vega, Peris, Villapalos, Fullana, Canario (Hugo Díaz, min. 75), Samuel, Yelko Pino (Nuha, min. 60) y Marcos (Adri, min.69).

Árbitro: Díaz Escudero (Comité Murciano). Ha amonestado al local Néstor y a los visitantes Kike López, Adri y Peris.

Incidencias: Partido disputado en la Nova Creu Alta ante 2.218 espectadores.