La despoblación

La despoblación fue convirtiéndose en una realidad en España hace 70 años a causa de la economía, la educación y los servicios. No es un problema de hoy. Millones de españoles que se trasladaron a vivir a grandes o medianas ciudades vuelven a su pueblo de origen a pasar días o temporadas, con notable alegría, con cierta dosis de nostalgia buena. Las raíces se avivan, los lazos familiares se consolidan, nadie se considera superior a nadie por haber logrado en las ciudades una proyección laboral o académica que en los pueblos no pueden lograr, la convivencia rural enriquece a unos y otros.

La España vaciada nos dio un ejemplo, que es un auténtico hito de lucha para frenar la despoblación, para lograr una calidad de vida en los pueblos acorde con nuestro tiempo y el desarrollo tecnológico. Y la joven escritora Ana Iris Simón reclamó un estilo de vida que envidia, que entronca con muchas de las peticiones de la España vaciada. No es cuestión de nostalgia, sino de calidad de vida, de justicia y derechos.